La cocina de un restaurante es siempre el reflejo del chef que está detrás.

El Chef Acosta se destaca por su franqueza y audacia en la cocina y su ejecución. Un chef joven con mucha historia en su andar, durante sus años de aprendizaje y viajes ha logrado hacer de sus obstáculos, un trampolín para impulsarse y nunca dejar de perseguir sus sueños defendiendo siempre sus ideales.

Son las grandes escuelas por las que pasó el chef Acosta, las que le dieron las herramientas para ejecutar técnicas perfectas, le fomentaron la importancia de la disciplina, de los productos locales y la selección exhaustiva de los mejores proveedores. Pasando por Mugaritz entendió en su totalidad acerca de los procesos, el orden, la investigación y la libertad del pensamiento para la ejecución en cocina. El Celler de Can Roca le permitió ver lo invaluable y lo importante de la familia y lo que significa trabajar en equipo y en armonía creativa para una ejecución perfecta. Fue parte de la experiencia cuando este recibió su tercera Estrella Michelin.

Armando tiene tres pilares que lo conectan y lo hacen agradecer todos los días; Dios, su familia y la cocina. Desde chico aprendió el significado de hacer las cosas bajo los principios de agradecimiento y entrega, sin la aplicación de estos, en su libro sería difícil encontrar la felicidad.